Nuestra Historia

Café Alché nació de un grupo de amigos chilangos que aman el café. Porque una taza siempre sabe mejor cuando se comparte. Empacamos un par de jeans, algunas playeras, nuestra cámara y computadora. Luego nos aventuramos por distintas regiones cafetaleras de nuestro país. 

De Cuernavaca fuimos a Puebla, de Puebla a Oaxaca, de Oaxaca a Chiapas. Escogimos los mejores granos, esos que nos recuerdan y transportan a un rincón único de nuestro México. Decidimos fusionar estos aromas en una misma taza. Así que hicimos una mezcla inédita, un café que captura a México. 

Somos los que se toman una taza de café antes de cualquier cosa: rodar en la bici, empezar a trabajar, abrir las cortinas. Somos los que se toman una taza de café cuando toca desvelarse por chamba. Somos los que se toman una taza de café por el puro gusto. Somos los que se toman una taza de café y la prefieren mexicana. 

Vendemos blends preparados con granos de distintas regiones cafetaleras: Oaxaca, Chiapas y Puebla. En la combinación está la magia. Escogimos olores y sabores capaces de crear grandes experiencias. Una cosa es segura: la vida ocurre cuando estamos despiertos.